Lo de estar MOTIVAD@S me chirría un poco…
¿Y si le damos una vuelta de tuerca?
¿Qué pasaría si el camino por el que vamos fuese la motivación?
Sí, qué cada paso que damos hacia el objetivo nos hiciese respirar ampliamente, levantarnos de la cama con una sonrisa y acostarnos con la frente en calma!!! Quizás eso me suena más motivante y más esperanzador, isn’t it?
La motivación está vinculada al movimiento, nos impulsa para conseguir algo que queremos poseer, que queremos cambiar o vivenciar, y claro, el placer y el miedo, se lo pasan en grande, ya que normalmente están detrás de todo esto.
Y toda esta historia me recuerda a mi perro Kim… hace las cosas para recibir un grano de pienso, y luego vuelve a actuar para conseguir el siguiente…
”No creo que realmente esté motivado, para nada… quizás busque cubrir una necesidad, isn’t it?”
Uno mira por la ventana, sale a la calle, se abriga y camina “motivándose”:
“Ya pronto llega el buen tiempo”.
Y no es fácil AUTOMOTIVARSE en los días sin luz y blue de invierno.
Qué historia la de los norteñ@s!
Vivir en el rural gallego nunca ha sido lo más motivante para los amantes de las chanclas y bermudas coloridas… Eso sí! Qué gusto para los sentidos el verde calma, las piedras mojadas, el hogar de leña y el campo de grelos que veo desde mi ventana…
Y me murmullo: “Disfruta el camino”
1
¿Alguna duda? Soy Fernando, cuéntame y te ayudo encantado.
Powered by