Me da miedo que las personas que están a mí alrededor cambien, sobre todo con las que más convivo.
Los quiero y si ellos quieren mudar de piel… YO LOS ACOMPAÑO!
Durante los cambios, cada detalle se vuelve valioso a la hora de redescubrir un nuevo entorno; se crea una nueva relación entre las persona.
Si fijo la atención en lo importante y siento que TODO ESTÁ BIEN, los cambios me hacen avanzar para crear más VALOR dentro y fuera.
Y así, nace la confianza que me permite tirarme al VACÍO.
Piso demasiado con la parte delantera de los pies, una sensación como si me faltase contacto con la tierra, como si quisiese avanzar demasiado rápido. Las ciudades grandes se me han quedado GRANDES: aprender, empaparme e irme de vuelta.
AHORA es un buen momento para hundir los pies en la tierra y permitirme echar raíces. Es un placer vivir al son del ritmo caribeño de un pueblo gallego.
AQUÍ todo cambio parece ser eterno, marcado el ciclo vital de la NATURALEZA.
Nunca me había parado a pensar en la GRAN influencia que tiene nuestra pisada a la hora de aceptar y sumarnos al carro de los cambios.
¿Cómo pisas tú?
1
¿Alguna duda? Soy Fernando, cuéntame y te ayudo encantado.
Powered by